Cuando los Portland Trailblazers eligieron a Greg Oden con el número uno del Draft de la NBA el pasado 28 de junio de hace 2 años, no faltaron las voces criticas con la franquicia de Oregon, y no precisamente porque se dudara de la calidad del ex pívot de la universidad de Ohio State.

Oden, al fin y al cabo, era la promesa más esperada del baloncesto estadounidense desde la entrada en escena de LeBron James en 2003. Jugador atlético y poderoso bajo los aros y pívot nato, una especie en peligro de extinción en el mapa baloncestístico mundial, el joven de 19 años era considerado la elección más lógica y segura para el equipo que se hiciera con la ansiada primera elección en la lotería previa al Draft.

A excepción de Portland, claro. Cuyo historial de desgracias se centran principalmente en lesionados ilustres( por no hablar de los fallecidos Fernando Martín o Drazen Petrovic que pasaron por sus filas) En una leyenda poco cierta centrada en Sam Bowie.

A Bowie pocos le recuerdan. Y los que lo hacen anteponen el hecho de que fuera el jugador que los Trailblazers eligieron segundo en el Draft de 1984, justo por delante de un tal Michael Jordan, a sus modestas prestaciones en 11 años de carrera. Una carrera que no fue nunca como nos cuentan, de echo si es verdad que fué un bluf no es menos cierto que después de una lesión gravísima llegó a promediar unos respetables 56 partidos por temporada con unos todavía mas que respetables 10 puntos por partido y 7 rebotes; por si no lo sabíais jugó dos temporadas en Lakers. No hay muchos pivots con esos números en su carrera, si es verdad, que un numero dos debió dar mucho mas de sí.

Y Durant, la única promesa universitaria que puso en cuestión la condición de número uno de Oden en el de 2007 (lo eligió Seattle en segunda posición), es precisamente el tipo de jugador, pletórico de facultades ofensivas, que evoca al granAir: ese tipo de competidor capaz de cambiar la suerte de un partido con un golpe de carácter. Para mi Durant es la mejor noticia que va a tener la NBA en los próximos 3 años.

Es fácil evocar a Bowie, un profesional que vio perjudicada su progresión por constantes problemas físicos, a toro pasado. Pero las similitudes son demasiadas como para negar la evidencia. Por mucho que el general manager de Portland, Kevin Pritchard, se empeñara en enterrar el pasado al oficializarse la elección de Oden, las prestaciones del pívot fueron decepcionantes durante el campus de verano de los Blazers, y la noticia de que debería operarse de la rodilla tras sentir molestias no ha hecho más que reabrir la vieja herida.

Es cierto que los tests efectuados sobre el jugador antes del Draft detectaron algunos problemas, como el hecho de que su pierna derecha supere en longitud a la izquierda, y que existían ciertas dudas sobre el estado de su maltrecha muñeca diestra. Pero Pritchard insiste en que “las comparaciones con Bowie son injustas: estamos hablando de una lesión puntual, no crónica”. El maldito Bowie llegó a padecer cinco operaciones en las piernas en sus cinco primeras campañas, que le limitaron a una media de 28 partidos por temporada estabilizandose despues a unos 60 partidos. Su fragilidad física, unida al estigma de ser elegido antes que Jordan, marcaron una carrera digna, pero que definitivamente no cumplió con las expectativas creadas.”Me siento muy mal por Greg”, declaró Bowie al enterarse de la noticia. “Nunca me han presentado al joven, pero siempre me ha parecido muy profesional y maduro para su edad. Claro que, con el historial del equipo y mi propia experiencia hace 20 años, se ha metido en una especie de arena movediza. Sólo espero que tenga la oportunidad de responder sobre la cancha a los que dudan de él. Cuando se empezó a hablar en el Draft sobre la decisión de los Trailblazers de elegirle a él por encima de Durant, claro que me hizo recordar lo mío. Pero cuando me contaron lo de su lesión, me quedé helado. Portland está reviviendo exactamente la misma situación de 1984. Esperemos que se recupere y acabe convirtiéndose en uno de los mejores jugadores de la historia”.

El año pasado vimos a un autentico tronco en la cancha en su regreso. Personalmente pensé que podía ser el nuevo Shaq, pero tras verle la primera temporada entera mi decepción fue mayor si cabe: 8,9 puntos por partido y 7 rebotes( curiosamente números similares a Bowie….) pero lo peor no eran sus números, sino que era un mueble moviendose, sin ningún concepto ni movimiento de ataque y con escasos conocimientos defensivos. Y sobre todo mentalmente poniéndose una barrera histórica que sino es capaz de franquearla este año, podemos ver a un numero 1  del draft sumido en la mas absoluta de las miserias deportivas. De momento no es titular claro en el equipo, y lo peor de todo tiene gente delante mejor a día de hoy y con mas experiencia.

En OFF

Hablando de lesiones ¿ alguien sabe que pasa con Garnett? circula un video en el que dicen que se le ve cojo, aunque yo tampoco aprecio una cojera excesiva. El mutismo sobre su lesión es algo extraño y para mi el fichaje de Wallace es para tapar una posible ausencia de Kevin. ( ojo 14 años en la NBA jugando sin descanso desde los 19 años)Este año Rondo es la clave….

Anuncios